Libroslibros

Todos los demás padres y todas las demás madres dijeron que sí

Si tuviera que decir de qué está hecho este libro, diría que de la misma masa elástica que los tantanes. Las razones que los padres del primer cuento dan a su hijo para negarle permisos son tan, tan...minuciosas y detallistas, que si no estuvieran adentro de una historia, nadie podría creerlas. Juan Andrés, el de cara de pez, estira taaaaaanto la cuerda de la rima que termina por rompérsele en su misma cara, ¡auch!, como los elastiquitos de los bonetes de cartón de los cumpleaños. Camila ha sido "nueva de nuevo" en tantas escuelas, como las veces en que se desencuentran Maca y su mamá, y por eso, lo de "Te dejé una notita en la heladera". Ni qué decir del día de máximo aburrimiento universal que también se relata en este volumen. Porque hay que estar bieeen aburrido para estar "Aburrido hasta las pestañas".

Espero entonces que no se cansen de estirar y estirar su asombro, ante esta cantidad de sucesos exagerados. Cuento con que son tan pero tan buenos lectores, que ya están haciendo flexiones con la imaginación. ¡Uno, dos! ¡Uno, dos!

Todos los demás padres y todas las demás madres dijeron que sí, Alfaguara (Buenos Aires, 2019). Ilustraciones de Martín Morón.


Escuchar:

Todos los demás padres y todas las demás madres dijeron que sí

© Cecilia Pisos, 2019